Todo Sobre la Filosofía Un mar de acero gris - Todo Sobre la Filosofía Banner

Dios

(Read Dios, Part 1 First)

Dios: Validado por el Esfuerzo Científico
En un intento de desmentir la necesidad de Dios, el estudiante universitario Stanley Miller ejecutó el famoso experimento Miller-Urey de "chispa y sopa" en 1953. Miller basó su experimento en observaciones hechas por Harold Urey en 1952, acerca de las condiciones atmosféricas necesarias para la Generación Espontánea de la "materia prima básica" de la vida. El irónico resultado del trabajo de Miller fue la validación del argumento de la Creación. Urey demostró que las condiciones atmosféricas presupuestas de la tierra primitiva eran letales para la "materia prima básica" de la vida. El oxígeno destruye los aminoácidos. Sin embargo, sin el oxígeno para desviar la luz Ultravioleta, los rayos Ultravioleta destruyen los aminoácidos. Por esto, la vida no puede desarrollarse como resultado de la Generación Espontánea con o sin oxígeno. La geología indica que el oxígeno siempre ha formado parte de la atmósfera de la Tierra (cada capa de estratos, incluyendo las capas más bajas, consisten de roca oxidada. Además, Miller demostró que la Generación Espontánea crea un material que es letal para la "materia prima básica" de la vida. El experimento Miller-Urey produjo 85% alquitrán, el cual es venenoso para la vida. En realidad, el experimento de Miller sólo produjo la "materia prima básica" de aminoácidos en muy pequeñas cantidades (aproximadamente 1.9% del producto total), pero ella misma era nociva para la vida debido a su hechura estructural. El principio de "quiralidad" requiere que todos los aminoácidos en las proteínas sean "zurdos", mientras que todos los azúcares en el ADN y ARN, sean "diestros." El experimento de Miller produjo aproximadamente cantidades iguales de material zurdo y diestro, de esta manera estableciendo el absurdo matemático de crear hasta los elementos básicos de la vida a partir de un proceso de "chispa y sopa." Miller también demostró la necesidad de información en su proceso diseñado. Miller llevó a cabo el experimento dos veces. Una vez, bajo condiciones "naturales" aleatorias, y la segunda vez, usando una "trampa" construida manualmente, para prevenir que los aminoácidos resultantes recibieran una descarga eléctrica y fueran destruidos por las chispas subsiguientes. La primera prueba, la cual representó la probabilidad aleatoria "natural," no produjo ningún aminoácido. De esta manera, la ciencia, hasta en un intento de desmentir a Dios, demostró aún más la necesidad de un Creador.


Dios: Sus Atributos
Entonces, ¿Cuáles son los atributos de este Dios Creador? Primero que nada, la Ley Natural de Causa y Efecto establece que un efecto es siempre menor que su causa. Si toda la energía del universo viene de Dios, resulta lógico que Dios es Todopoderoso (Omnipotente). Si todo el conocimiento combinado de la humanidad es el resultado de Dios, es lógico proponer que Él lo sabe todo (Omnisciente). Si todo lo que vemos originalmente vino de un Dios invisible, es lógico que Él exista fuera de las dimensiones físicas (Trascendente). Si todos los humanos fueron creados por Dios para ser criaturas individuales, entonces Dios mismo debe ser un ser personal. Entonces, ¿qué quiere de la humanidad este Dios Creador, Omnipotente, Omnisciente, y Trascendente? Seguramente el hombre fue creado por una razón. ¿Qué es lo que todos los seres individuales desean? La respuesta: Una relación personal con otros seres individuales.


Dios: Su Propósito para la Creación
Interesantemente, la Biblia describe a Dios como un Creador Omnipotente, Omnisciente, Trascendente, Personal, que quiere una relación personal con la humanidad. Sin embargo, la humanidad está separada de Dios por el pecado, un resultado de Su regalo del libre albedrío. Adicionalmente, la Biblia nos dice que debe haber una retribución por los crímenes de la humanidad en contra de Dios -- el quebrantamiento de Su Ley Divina. Pero esto no es justo. Nosotros no nos creamos a nosotros mismos con esta habilidad de pecar. No deberíamos tener que pagar las consecuencias. Bien, ¿Qué sería lo justo? ¿Que Dios pagara la pena por nosotros? "En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros: En que Dios envió a Su Hijo unigénito, para que vivamos por Él. En esto consiste el amor: No en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amo a nosotros, y envió a Su Hijo en propiciación por nuestros pecados" (1a de Juan 4:9-10). "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a Su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, más tenga vida eterna" (Juan 3:16).

¡Explore Más Ahora!

Derechos de Autor © 2002-2019 AllAboutPhilosophy.org, Todos los Derechos Reservados